Ir más allá

En nuestra entrevista mensual con el equipo de Cirium, analizamos el reciente crecimiento de los vuelos de ultralarga distancia y consideramos los vientos en contra que podrían afectar a su expansión.

Con el aumento de la actividad en todo el sector aéreo previo a la pandemia, se desarrollaron nuevos vuelos y rutas y aumentaron las duraciones de las etapas. Ahora es más común que nunca que las compañías ofrezcan viajes a destinos que se considerarían de "ultra larga distancia". Los análisis del sistema de planificación de líneas aéreas Diio, de Cirium, habían mostrado un aumento de este tipo de vuelos hasta 2019, pero ¿ha influido la crisis del COVID-19 en esta tendencia?

Las rutas de ultra larga distancia se clasifican como aquellas que superan las 8.000 millas o tienen una duración de más de 16 horas. Geográficamente, este tipo de vuelos es más frecuente en los viajes con origen o destino en la región Asia-Pacífico, siendo las rutas más habituales las de los países de la ASEAN, Australia y Nueva Zelanda.

Crecimiento en contexto

De todos los vuelos regulares en todo el mundo en 2019, 30 rutas superaron las 8.000 millas, y este crecimiento ha sido una pendiente constante. Compare esta cifra con la de 2015, cuando las aerolíneas ofrecían 17 rutas que superaban las 8.000 millas. En 2005, solo había seis rutas de este tipo, todas ellas con Singapur, Bangkok o Hong Kong. En 2010, ese número había aumentado a diez.

El vuelo de Singapore Airlines de Nueva York/JFK a Changi es actualmente el más largo del mundo. Con una duración aproximada de 19 horas, el trayecto de 9.487 millas se realiza con un Airbus A350-900 de alcance ultralargo. De hecho, Singapore Airlines como compañía aérea ha contribuido significativamente a estas estadísticas: cinco de sus rutas desde su centro de Singapur están clasificadas como ultralargas: Newark, Los Ángeles, San Francisco, Seattle y Nueva York/JFK.

En el gráfico adjunto se muestran las 15 rutas más largas en cuanto a kilometraje y las compañías que las ofrecen. El crecimiento de los vuelos de larga distancia puede atribuirse a varios factores, como la evolución de la tecnología aeronáutica. La introducción de productos de mayor alcance, como el Boeing 787 Dreamliner en 2014 y el Airbus A350 en 2015, han hecho que abordar distancias importantes sea mucho más fácil y mucho más cómodo para los clientes y la tripulación.

Philippine Airlines' links from Manila to Toronto and New York/JFK make the global top 15 longest scheduled flights
Philippine Airlines' links from Manila to Toronto and New York/JFK make the global top 15 longest scheduled flights AirTeamImages.com/OlivierG
While Singapore Airlines operates some of the most high-profile routes, the top 15 listing spans nine different carriers
While Singapore Airlines operates some of the most high-profile routes, the top 15 listing spans nine different carriers Source: Diio by Cirium

Otros factores

Otras influencias también han contribuido a este aumento de las distancias de las rutas. Con las economías recuperándose de la pandemia, los mercados desregulados y el aumento de la globalización, estos destinos más lejanos se hacen más accesibles y deseables para el resto del mundo. Con el auge de aerolíneas de Oriente Medio como Emirates, Saudia y Qatar Airways (todas ellas vistas en el gráfico), más centros de operaciones y flotas pueden soportar nuevas rutas intercontinentales.

Aunque el crecimiento de las rutas de ultralarga distancia mostró un aumento constante hasta 2019, el devastador impacto del COVID-19 en la industria de la aviación también se ha reflejado en el conjunto de estadísticas postpandémicas de Cirium.

A medida que el sector de los viajes se recupera, Cirium ha registrado que, durante el trimestre julio-septiembre de 2022, las aerolíneas tenían 22 rutas de al menos 8.000 millas. Esto supone un descenso respecto a las 30 rutas que las aerolíneas ofrecieron en 2019. Los enlaces eliminados incluyen Doha a Auckland, Dubái a Auckland y Houston a Sídney. Esto convierte al servicio sin escalas de United Airlines de San Francisco a Singapur en la ruta norteamericana más larga.

Repunte del sector

Sin embargo, en 2022 se añadieron cuatro nuevas rutas sin escalas que superan las 8.000 millas. Se trata del servicio de Singapur a Nueva York/JFK, la ruta de Doha a San Francisco de Qatar Airways, la de Perth a Roma con Qantas y el enlace de Auckland a JFK de Air New Zealand, que se puso en marcha en septiembre.

Con la inclusión de estos vuelos adicionales y los esfuerzos de servicios como el Project Sunrise de Qantas, que utiliza los A350-1000 de mayor autonomía, el futuro de las rutas de ultra larga distancia sigue siendo prometedor. Del mismo modo, Boeing quiere ampliar la autonomía de sus populares 787-10. Cirium predice que el número de rutas de ultralarga distancia volverá a una trayectoria de crecimiento prepandémica gracias a estos desarrollos, tanto previstos como propuestos.

Sin embargo, como ocurre con cualquier aspecto de la industria de la aviación, el futuro de los vuelos de ultra larga distancia depende en gran medida del precio del combustible. Como sabemos, la invasión rusa de Ucrania ha disparado los costes en todo el mundo, lo que se ha sumado a la presión económica a la que se enfrentan las aerolíneas. Estos vuelos tan largos resultan mucho más factibles si el combustible es más barato. Con la actual guerra geopolítica en Europa y la creciente preocupación por una recesión económica, sólo el tiempo dirá si los vuelos de ultra larga distancia pueden convertirse en algo habitual para las aerolíneas y sus clientes. Para más información, visite cirium.com