El C-130 recupera el UAV X-61 en pleno vuelo

Durante el último despliegue de prueba del programa Gremlins de la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa (DARPA), un vehículo aéreo X-61 Gremlin (GAV) fue recuperado con éxito por un C-130 mientras estaba en el aire.

El vuelo tuvo lugar el mes pasado, pero según un comunicado de prensa de DARPA del 5 de noviembre "dos X-61 GAV validaron todas las posiciones de vuelo autónomo en formación y las características de seguridad durante el vuelo antes de que uno fuera recuperado en el aire por el C-130".

Gremlins
Gremlins Air Vehicle, X-61 approaches C-130 prior to being recovered mid air by the C-130. DARPA

El teniente coronel Paul Calhoun, director del programa Gremlins en la Oficina de Tecnología Táctica de DARPA, dijo "Esta recuperación ha sido la culminación de años de duro trabajo y demuestra la viabilidad de una recuperación segura y fiable en el aire, una capacidad de este tipo que probablemente resulte fundamental para futuras operaciones aéreas distribuidas".

Durante los vuelos de prueba, el equipo de DARPA también reacondicionó un X-61 después del vuelo y realizó un segundo vuelo en 24 horas. Se realizaron un total de cuatro despliegues de vuelos de prueba y se recogieron datos a lo largo de todos los vuelos. Los datos recogidos incluyeron el rendimiento del GAV, las interacciones aerodinámicas entre el sistema de recuperación a bordo del C130 y el GAV y la dinámica de contacto para la recuperación en el aire. Un GAV fue destruido durante las pruebas de vuelo.

X-61
DARPA Gremlins programme X-61 flies in trail of C-130 during fligh test development of the UAV. DARPA

DARPA lanzó el programa Gremlins con la idea de permitir a las fuerzas militares lanzar grupos de vehículos aéreos no tripulados (UAV) desde grandes aviones de bombardeo o de transporte, así como desde aviones de combate. Los UAV se lanzarán cuando el sujeto adverso esté todavía fuera del alcance de la aeronave de lanzamiento, lo que mantendrá a las aeronaves tripuladas detrás de la línea de amenaza, pero permitirá atacar al adversario. Tras completar la misión encomendada, los UAV se recuperarán mediante un avión C-130 en pleno vuelo y el C-130 los transportará de vuelta a la base. A continuación, el personal de tierra los preparará para volver a utilizarlos en un plazo de 24 horas, en lugar de ser irrecuperables después de su uso.