La USAF da rienda suelta a la BESTIA con un nuevo paquete de mejoras para el B-1B

Una de las dos alas de bombarderos estratégicos supersónicos B-1B Lancer de la USAF, la 7th Bomb Wing (BW) de Dyess AFB (Texas), es pionera en un paquete que modernizará la flota mucho más rápido de lo que habría sido posible de otro modo.

El programa B-1 Embracing Agile Scheduling Team (BEAST) añade a la flota B-1B un sistema de aviónica defensiva actualizado; sistemas de comunicaciones seguras mejorados; un sistema de identificación amigo-enemigo (IFF) modernizado; una capacidad de comunicaciones de datos tácticos Link-16 y almacenamiento masivo de datos actualizado. El paquete BEAST tarda una media de 22 días en incorporarse, lo que reduce en dos años el plazo normal de actualización. Otros 22 B-1B en Dyess se someterán al proceso de modernización de uno en uno durante los próximos dos años.

A B-1B Lancer assigned to the 7th BW at Dyess AFB, Texas, departs Nellis AFB, Nevada, for a Weapons School Integration (WSINT) mission on November 28, 2022. Dyess has completed the B-1B’s first BEAST upgrade, which will modernize the bomber’s IFF system, communications systems and defensive avionics systems, among other things.
A B-1B Lancer assigned to the 7th BW at Dyess AFB, Texas, departs Nellis AFB, Nevada, for a Weapons School Integration (WSINT) mission on November 28, 2022. Dyess has completed the B-1B’s first BEAST upgrade, which will modernize the bomber’s IFF system, communications systems and defensive avionics systems, among other things. USAF/Airman 1st Class Josey Blades

La modernización está siendo integrada por un equipo que incluye un equipo de campo contratado específicamente para el proyecto, que trabaja en tándem con técnicos del 7º Grupo de Mantenimiento de Dyess y personal del Mando de Ataque Global de la Fuerza Aérea (AFGSC) y del 76º Grupo de Mantenimiento de Aeronaves de la base Tinker de Oklahoma, donde los B-1B reciben su mantenimiento regular programado a nivel de depósito.

Las futuras actualizaciones de BEAST se modificarán durante el mantenimiento programado de depósito en Tinker AFB y también en los dos principales emplazamientos operativos de los B-1B Lancer de la USAF: Dyess AFB y Ellsworth AFB, Dakota del Sur. El primer avión modernizado completó su vuelo inicial postmodernización el 8 de septiembre.