La USAF y Northrop Grumman revelan el calendario de despliegue del B-21

La Fuerza Aérea de los Estados Unidos (USAF) y Northrop Grumman revelaron el 20 de septiembre que el B-21 Raider -el bombardero furtivo de próxima generación de la Fuerza Aérea- se presentará formalmente al público por primera vez a principios de diciembre, antes del primer vuelo previsto del tipo en 2023.

El plan fue revelado por primera vez por Andrew Hunter, jefe de adquisiciones de la USAF, durante una mesa redonda con periodistas en la conferencia Air Space Cyber de la Asociación de la Fuerza Aérea en el National Harbor de Maryland. Durante la misma, señaló que el lanzamiento público del B-21 tendrá lugar en algún momento de la primera semana de diciembre. Los comentarios de Hunter se vieron reforzados por un anuncio posterior del fabricante del tipo, Northrop Grumman, que añadió que el lanzamiento tendrá lugar en las instalaciones de la compañía en Palmdale, California.

A artist’s concept of the Northrop Grumman B-21 Raider flying over Edwards AFB in California. It was confirmed that the planned public rollout for the type is set to occur in the first week of December at the Air Force Association's Air, Space and Cyber Conference in National Harbor, Maryland, on September 20, 2021.
A artist’s concept of the Northrop Grumman B-21 Raider flying over Edwards AFB in California. It was confirmed that the planned public rollout for the type is set to occur in the first week of December at the Air Force Association's Air, Space and Cyber Conference in National Harbor, Maryland, on September 20, 2021. USAF

Este hito marcará la primera vez que la USAF lanza un nuevo bombardero desde que presentó al mundo el B-2A Spirit de Northrop Grumman en la planta 42 de la Fuerza Aérea en Palmdale en noviembre de 1988. Northrop Grumman añadió que la presentación del Raider será un "momento histórico" y proporcionará una visión exclusiva del B-21, que hasta ahora sólo se ha representado en su totalidad como una serie de imágenes conceptuales digitales.

El General Charles Q Brown Jr, Jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Aéreas de los Estados Unidos, destacó la importancia del nuevo bombardero furtivo de la USAF. "La presentación del B-21 Raider será un momento histórico para nuestra Fuerza Aérea y para la nación. La última vez que presentamos un nuevo bombardero fue hace más de 30 años. Ante las amenazas que nos plantea el desafío del ritmo, debemos seguir modernizándonos rápidamente. El B-21 Raider proporcionará una formidable capacidad de combate en toda una gama de operaciones en entornos altamente disputados del futuro", dijo.

Northrop Grumman ha estado trabajando en el B-21 desde que se le adjudicó el contrato de desarrollo en octubre de 2015. La compañía confirmó el 20 de septiembre que seis aviones de prueba B-21 se encuentran actualmente en varias etapas de montaje final en sus instalaciones de Palmdale y reafirmó que el primer vuelo del tipo está programado para 2023 (como se confirmó en mayo de 2022). "El calendario real del primer vuelo se basará en los resultados de las pruebas en tierra", añadió la firma.

Doug Young, vicepresidente del sector y director general de Northrop Grumman Aeronautics Systems, alabó el trabajo que se ha realizado hasta ahora en el programa Raider. "El B-21 es el avión militar más avanzado jamás construido y es un producto de innovación pionera y excelencia tecnológica. El Raider muestra la dedicación y las habilidades de los miles de personas que trabajan cada día para entregar este avión", dijo.

An digital rendering of the B-21 Raider inside a hangar at Ellsworth AFB, South Dakota. This installation will be the first operational location for the new stealth bomber. The USAF is expected to acquire at least 145 examples of the platform.
An digital rendering of the B-21 Raider inside a hangar at Ellsworth AFB, South Dakota. This installation will be the first operational location for the new stealth bomber. The USAF is expected to acquire at least 145 examples of the platform. USAF

Tom Jones, vicepresidente corporativo y presidente de Northrop Grumman Aeronautics Systems, se hizo eco de este sentimiento. "Northrop Grumman se enorgullece de su colaboración con la USAF en la entrega del B-21 Raider, un avión de sexta generación optimizado para operaciones en entornos muy disputados", añadió.

La USAF tiene la intención de operar una futura flota de 225 bombarderos, que estará compuesta exclusivamente por B-21 Raider y veteranos Boeing B-52H Stratofortress. La flota actual de las fuerzas aéreas asciende a 157 aviones, que comprenden 20 Northrop Grumman B-2A Spirits, 61 Rockwell B-1B Lancers y 76 B-52H, aunque ya ha comenzado la jubilación acelerada de los primeros 17 B-1B.

Como está previsto que todos los B-1B y B-2A se retiren del servicio una vez que el B-21 sea operativo, la USAF pretende mantener su flota de 76 B-52H bien envejecidos. Esto implica que la USAF necesitaría al menos 149 B-21 para completar su futura fuerza de 225 bombarderos. Por el momento, no se ha hecho ningún anuncio oficial sobre el número total de Raiders que comprará la USAF, pero el ejército del aire afirma que se adquirirán "al menos 100".

La Base de la Fuerza Aérea Edwards (AFB) en California ha sido confirmada como el lugar para la fase inicial de pruebas del B-21. Ellsworth AFB, en Dakota del Sur, será la primera base operativa del tipo, mientras que Whiteman AFB, en Missouri, y Dyess AFB, en Texas, serán las siguientes instalaciones en recibir el nuevo bombardero estratégico furtivo de largo alcance. Dyess y Ellsworth albergan actualmente el B-1B Lancer, mientras que Whiteman es la sede de las operaciones del B-2A Spirit de la USAF.