Los aeropuertos escoceses instan al gobierno a igualar las normas de viaje inglesas

El sector quiere un enfoque "justo y coherente" de cuatro naciones para la reapertura segura de la aviación en todo el Reino Unido

Los directores ejecutivos de los aeropuertos de Glasgow, Edimburgo y Aberdeen han pedido al gobierno escocés que siga la relajación de las restricciones de viaje de Inglaterra.

El secretario de transportes de Westminster, Grant Shapps, anunció recientemente que los pasajeros totalmente vacunados ya no tendrán que pasar la cuarentena a su regreso de los destinos ámbar después del 19 de julio.

En su lugar, los viajeros tendrán que someterse a una prueba tres días antes de regresar a Inglaterra, así como a una prueba PCR dos días después de llegar. También tendrán que demostrar que se han vacunado al menos 14 días antes.

Edinburgh Airport
Photo Geograph/Mike Pennington

En una carta abierta a la primera ministra, Nicola Sturgeon, la patronal pide que se aclare si Escocia va a aplicar cambios similares, y solicita que se dé un paso más hacia la reapertura del sector.

"El anuncio del martes de la primera ministra es en gran medida lo que habíamos pedido, sin embargo, viene con una advertencia significativa y confusa", dijo un portavoz de AGS, propietaria de los aeropuertos de Aberdeen y Glasgow.

Y añadió: "A partir del lunes, la recomendación de la Oficina de Asuntos Exteriores, de la Commonwealth y de Desarrollo (FCDO) de no viajar a los países de la lista ámbar se eliminará para quienes estén totalmente vacunados". Mientras tanto, en Escocia se mantendrá la recomendación de no viajar a los mismos destinos de forma no esencial, aunque la FCDO es la responsable de la guía oficial de viajes del Reino Unido a efectos del seguro de viaje.

"Aunque la salud pública debe ser siempre la prioridad absoluta, es absolutamente vital que exista un enfoque justo y coherente de las cuatro naciones para la reapertura segura de la aviación, a fin de garantizar que no haya disparidad ni más confusión para los pasajeros que intentan dar sentido a las complejidades actuales asociadas a los viajes internacionales".

Si no se rectifica la discrepancia, el sector teme que los ciudadanos viajen ahora a los aeropuertos de Inglaterra para evitar el gasto adicional de las pruebas COVID-19.

"No es justo que los ciudadanos de Escocia se vean obligados a soportar unos costes tan elevados, cuando hay proveedores privados que ofrecen las mismas pruebas que cumplen los estrictos requisitos del Gobierno británico por una fracción del coste", declaró Karen Dee, directora ejecutiva de la Asociación de Operadores de Aeropuertos.

Y añadió: "Esta falta de paridad con Inglaterra hará que mucha gente deje de viajar y supondrá una barrera muy real para los aeropuertos y las aerolíneas en su intento de restablecer nuestra conectividad de forma segura. También empujará a los pasajeros a los aeropuertos de Inglaterra para evitar el coste del paquete de pruebas del Gobierno escocés, lo que significa que no recibirán ningún tipo de datos".