Cómo de Havilland pasó a los misiles aire-aire

Con las hélices en vías de extinción, de Havilland subió la apuesta y empezó a producir armamento serio...

El mundo de los negocios evoluciona constantemente, y los que no se mueven con los tiempos se quedan atrás. Así, de Havilland, que durante mucho tiempo ha fabricado hélices para aviones de gran éxito en la Segunda Guerra Mundial, como el Spitfire y el Lancaster, se enfrentó a una menor demanda de esta parte clave de su actividad. Así que miraron al futuro y se convirtieron en una de las primeras empresas británicas en dedicarse a los cohetes y misiles aire-aire.

El primero, a principios de la década de 1950, fue el Firestreak, la primera arma de este tipo que utilizó la RAF y que figuraba en aviones destacados como el Electric Lightning y el propio Sea Vixen de Havilland. Le siguió el misil Red Top, antes del Skyflash guiado por radar que utilizaría el Tornado. Vea cómo el conservador del Museo de Havilland, Alistair Hodgson, le ofrece una visita guiada en el vídeo de arriba...