Nueva Zelanda y Estados Unidos firman un acuerdo espacial

Los gobiernos de Nueva Zelanda y Estados Unidos han firmado un acuerdo marco que esperan que impulse nuevas oportunidades en el espacio y que permita una colaboración más estrecha con la NASA.

El ministro de ministro de desarrollo económico y regional Stuart Nash firmó el acuerdo marco con la subsecretaria de Estado estadounidense, Wendy Sherman.

"Tenemos un sector espacial increíblemente innovador en Nueva Zelanda. A pesar de nuestro pequeño tamaño, nos hemos convertido en un actor notable en la industria espacial mundial y la firma del acuerdo marco supone un paso emocionante para el sector", declaró Nash.

"Se trata de una gran oportunidad para que las empresas e investigadores neozelandeses colaboren más estrechamente con Estados Unidos y la NASA. Facilitará la ciencia, la tecnología y la cooperación espaciales, y se centra en la creación de conexiones entre los sectores espaciales civiles y las comunidades de investigación de nuestros dos países".

"Una estrecha relación con Estados Unidos es muy beneficiosa para apoyar un sector espacial próspero en Nueva Zelanda. Esto incluye ya la cooperación en materia de reglamentación gubernamental para permitir los lanzamientos desde Nueva Zelanda y un diálogo activo sobre cuestiones de política espacial.

"El mes pasado, Rocket Lab lanzó la histórica misión CAPSTONE en apoyo del programa Artemis de la NASA, la primera misión lunar lanzada desde suelo neozelandés. Este fue un hito importante para Rocket Lab y es un excelente ejemplo de lo que se puede conseguir cuando colaboramos con nuestros socios internacionales".

Nash añadió: "A nivel práctico, el acuerdo esboza una serie de modalidades de cooperación, como el intercambio de datos y personal, el vuelo de instrumentos en aviones y naves espaciales y la educación y divulgación pública. Estas modalidades incluyen la ciencia espacial, la observación de la Tierra, la educación y la sostenibilidad del espacio.

"El acuerdo reducirá la necesidad de negociar complejos acuerdos contractuales puntuales para misiones y proyectos de investigación específicos, y aumenta la visibilidad de Nueva Zelanda como socio espacial prioritario dentro de Estados Unidos. Esto no sólo mejorará nuestra investigación e innovación, que ya es líder mundial, sino que también tendrá un impacto positivo en nuestra economía. El sector espacial neozelandés está valorado en más de 1.700 millones de dólares, con una industria de fabricación espacial que genera unos 247 millones de dólares al año en ingresos".

Imagen: Kieran Fanning/ Rocket Lab