Se anuncia un proyecto de estación espacial comercial

El proveedor de servicios espaciales Nanoracks, en colaboración con Voyager Space y Lockheed Martin, ha anunciado planes para desarrollar la primera estación espacial comercial de vuelo libre de la historia.

La estación espacial, conocida como Starlab, será una plataforma comercial con tripulación continua, dedicada a realizar investigaciones críticas, fomentar la actividad industrial y garantizar la presencia y el liderazgo continuos de Estados Unidos en la órbita terrestre baja.

Se espera que Starlab alcance su capacidad operativa inicial en 2027, y se está desarrollando para posibilitar la creciente economía espacial y satisfacer la demanda de los clientes de servicios espaciales como la investigación de materiales, el crecimiento de plantas y la actividad de los astronautas.

"Desde el principio, Nanoracks ha buscado poseer y operar una estación espacial privada para desbloquear completamente la demanda del mercado", dijo Jeffrey Manber, CEO y cofundador de Nanoracks. "Nuestro equipo ha pasado la última década aprendiendo el negocio de las estaciones espaciales, entendiendo las necesidades de los clientes, trazando el crecimiento del mercado y autoinvirtiendo en hardware privado en la ISS [Estación Espacial Internacional] como la esclusa Bishop".

Nanoracks dirigirá el esfuerzo de desarrollo de Starlab. Voyager Space, accionista mayoritario de Nanoracks, dirigirá la estrategia y la inversión de capital, y Lockheed Martin, líder en el desarrollo y la explotación de naves espaciales complejas, actuará como fabricante e integrador técnico.

Los elementos básicos de la estación espacial Starlab incluyen un gran hábitat inflable, diseñado y construido por Lockheed Martin, un nodo de acoplamiento metálico, un elemento de energía y propulsión, un gran brazo robótico para el servicio de carga y cargas útiles, y un sistema de laboratorio de última generación para albergar una capacidad integral de investigación, ciencia y fabricación. Starlab podrá albergar continuamente hasta cuatro astronautas para llevar a cabo ciencia e investigación críticas.

"Estamos encantados de formar parte de un equipo tan innovador y capaz, que permite a cada empresa aprovechar sus puntos fuertes", dijo Lisa Callahan, vicepresidenta y directora general de espacio civil comercial de Lockheed Martin. "La experiencia de Lockheed Martin en la construcción de naves y sistemas espaciales complejos, junto con la innovación comercial de Nanoracks y la experiencia financiera de Voyager, permite a nuestro equipo crear una estación espacial centrada en el cliente que impulsará nuestra visión de futuro. Hemos invertido significativamente en tecnología de hábitat que nos permite proponer un diseño de nave espacial rentable y orientado a la misión para Starlab".

El modelo de negocio de Starlab de Nanoracks está diseñado para posibilitar la ciencia, la investigación y la fabricación para clientes globales, y aportar un valor añadido a las misiones de astronautas soberanos de larga duración. Starlab también servirá para el turismo y otras actividades comerciales y empresariales.