Ucrania recupera el Su-25 de Macedonia del Norte para luchar contra Rusia

Las imágenes de los aviones de ataque terrestre Sukhoi Su-25 Frogfoot operados por Ucrania, con dos tanques de combustible y cuatro vainas de cohetes B-13L de cinco tubos para disparar 13 cohetes no guiados de 122 mm, que aparecieron en las redes sociales el 10 de mayo, han confirmado que Ucrania ha logrado restaurar al menos uno de los cuatro Su-25 que Macedonia del Norte donó a Kiev en 2022 para que esté en condiciones de volar y combatir.

El avión monoplaza (Bort n.º "Blue 51"), con todas las marcas de la Fuerza Aérea de Ucrania (UkrAF), fue visto con el número de construcción de fábrica "09015", que identifica el fuselaje como un antiguo Su-25 de la Fuerza Aérea de Macedonia del Norte (anteriormente registrado como "121") del Escuadrón de Aviación 101 y anteriormente basado en la Base Aérea de Petrovec, cerca de Skopje. Este avión, junto con otros tres Frogfoots - Su-25 monoplaza "122" y "123", y Su-25UB biplaza "120" - y las piezas de repuesto, herramientas y armas relacionadas fueron donados a Kiev, junto con una variedad de otros equipos militares de origen soviético, por Skopje.

Según los canales de las redes sociales, el Su-25 recién restaurado fue sometido a una revisión general y actualizado al estándar Su-25M1(K) antes de incorporarse a la 299ª Brigada de Aviación Táctica (BrTA) "Teniente General Vasyl Nikiforov" de la Fuerza Aérea de Ucrania. Esta unidad se encarga de proporcionar apoyo aéreo cercano a las fuerzas terrestres ucranianas y a la Armada ucraniana. Está armada con dos escuadrones de Su-25 y un escuadrón de entrenadores a reacción L-39 Albatros de Aero Vodochody; un activo de aviación que operaba desde Kulbakino AB, cerca de Mykolaiv, antes de que comenzara la invasión rusa.

This ex-North Macedonia Air Force Su-25 Frogfoot (formerly serial 121, now Bort No 'Blue 51') was donated to Kyiv by Skopje in mid-2022 and has since been restored to an airworthy condition to support combat operations against invading Russian forces. The aircraft is seen here - still in North Macedonian markings - in storage at Petrovec AB, North Macedonia, in September 2006.
This ex-North Macedonia Air Force Su-25 Frogfoot (formerly serial 121, now Bort No 'Blue 51') was donated to Kyiv by Skopje in mid-2022 and has since been restored to an airworthy condition to support combat operations against invading Russian forces. The aircraft is seen here - still in North Macedonian markings - in storage at Petrovec AB, North Macedonia, in September 2006. Igor Bozinovski

Los Frogfoots de la 299ª BrTA fueron muy utilizados contra las fuerzas insurgentes durante la Guerra en Donbás (2014-2022) y durante la posterior guerra de Ucrania con Rusia. Ya se ha perdido un número significativo de aeronaves, algunas de las cuales quedaron fuera de combate cuando Kulbakino fue atacada por las fuerzas rusas el primer día del conflicto.

Los Su-25 donados por Macedonia del Norte fueron los primeros aviones de combate de pura sangre donados a Ucrania por un Estado miembro de la OTAN, y la nación devastada por la guerra ha conseguido restaurar estos aviones y ponerlos de nuevo en uso operativo contra las fuerzas rusas.

Curiosamente, los Su-25 de Macedonia del Norte fueron inmovilizados en tierra en 2003 y el Ministerio de Defensa macedonio los consideraba fuselajes sin perspectivas cuya restauración estaría fuera de toda lógica económica. Cuando fueron entregados a Ucrania, estos aparatos llevaban casi 20 años fuera de servicio y se encontraban en un estado técnico lamentable, ya que habían estado almacenados a la intemperie la mayor parte del tiempo. Se creía que Kiev sólo utilizaría estos aviones como fuente de valiosas piezas de repuesto.

La restauración de al menos uno de los Su-25 ex-nortemedonios sugiere claramente que, a pesar de que las instalaciones ucranianas de reparación y mantenimiento de aeronaves fueron duramente bombardeadas, dañadas y algunas incluso totalmente destruidas en la guerra en curso con Rusia, Kiev ha conseguido mantener su capacidad de modernizar y revisar aviones de combate. Es muy probable que esto se haya conseguido con una importante ayuda y apoyo logístico proporcionados por las naciones aliadas de la OTAN que anteriormente han operado con armamento de origen soviético y han mantenido dichas técnicas militares.